Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión
únete Súmate a la ACHS
únete Ingresa flecha
ACHS VIRTUAL
pregunta

En ACHS Virtual realiza todas las gestiones preventivas, de salud y económicas, reporte de accidentes, certificados, estadísticas y otros

Ok
ACHS GESTIÓN
pregunta

En ACHS Gestión realiza la gestión preventiva de tu empresa y seguridad laboral, realizando tu plan de prevención, gestión de aspectos legales, comités paritarios y otros

Ok
logo ACHS
lupa
ícono teléfono Call center 600 600 22 47
ícono baliza Rescate 1404
lupa
05/02/2019

¿Qué es una hernia abdominal?

Una hernia abdominal puede aparecer tanto en niños como adultos. Este fenómeno, diagnosticado y tratado oportunamente, no genera mayores problemas e incluso, puede evitar su reaparición. Conoce más sobre esta patología, su tratamiento y maneras de prevenirla.

La aparición de hernias abdominales, en la mayoría de los casos, se relaciona con la existencia de defectos congénitos, algunas complicaciones posteriores a una cirugía o por la falta de colágeno, la enzima que le da resistencia a la pared abdominal. En otros casos, también pueden producirse como consecuencia de traumatismos o tras realizar esfuerzos físicos bruscos e intensos.

La hernia se define como una anormalidad de la pared abdominal, por la cual sale parte del contenido de esta hacia el exterior, ya sea provocada por una lesión o por debilidad del tejido. En un ejemplo sencillo, es como un “globo” que se asoma desde el interior del abdomen a través de un agujero.

Las hernias, de acuerdo a su ubicación, las podemos clasificar en:

  • Inguinales: aparecen en la zona donde se une el muslo con el torso (ingle)
  • Umbilicales: se manifiestan como un bulto alrededor del ombligo
  • Epigástricas: ubicadas en la línea entre el esternón y el ombligo
  • Incisionales: son las provocadas por una cicatriz de cirugías anteriores
  • Femorales: se producen por una ruptura de la pared muscular en la parte superior del muslo

¿Las hernias duelen?

No siempre. Existen hernias que no producen ningún malestar y se detectan solo porque aparece un bulto en la zona abdominal; mientras que en algunos casos se presentan asociadas a molestias como vómitos, alteraciones en la piel y mucho dolor, especialmente al hacer esfuerzos o incluso toser.

Las personas que notan cambios en el abdomen o que sufren alguna de las molestias descritas, deben visitar a un cirujano quien evaluará la hernia. Si esta es pequeña y no provoca síntomas, probablemente solo será necesario monitorear la evolución que tenga.

Hay otros casos en los que el único tratamiento es la cirugía, que se indica cuando se presentan las siguientes características:

  • La hernia aumenta su tamaño
  • Presenta dolor
  • No se puede reducir sin cirugía
  • Puede existir compromiso de parte del intestino

¿Cómo prevenir las hernias?

Si bien las hernias suelen aparecer en pacientes que cuentan con antecedentes familiares o con la existencia de algunos defectos congénitos, hay aspectos que se deben tener en cuenta para evitarlas:

  • Utilizar técnicas apropiadas para levantar o trabajar con pesos
  • Controlar el sobrepeso, ya que este constituye un factor de riesgo
  • Comer alimentos altos en fibra y beber abundante agua para evitar el estreñimiento
  • Controlar la tos crónica, ya que podría favorecer la aparición de una hernia

Si tienes antecedentes familiares o descubres un pequeño bulto en tu abdomen, no dejes pasar el tiempo y visita a los especialistas que la ACHS tiene a disposición de la comunidad en el Hospital del Trabajador ACHS. Puedes agendar tu hora llamando al 2 2685 3333 o resérvala online aquí.​​​

 

    ¿Qué es una hernia abdominal?

    Una hernia abdominal puede aparecer tanto en niños como adultos. Este fenómeno, diagnosticado y tratado oportunamente, no genera mayores problemas e incluso, puede evitar su reaparición. Conoce más sobre esta patología, su tratamiento y maneras de prevenirla.

    La aparición de hernias abdominales, en la mayoría de los casos, se relaciona con la existencia de defectos congénitos, algunas complicaciones posteriores a una cirugía o por la falta de colágeno, la enzima que le da resistencia a la pared abdominal. En otros casos, también pueden producirse como consecuencia de traumatismos o tras realizar esfuerzos físicos bruscos e intensos.

    La hernia se define como una anormalidad de la pared abdominal, por la cual sale parte del contenido de esta hacia el exterior, ya sea provocada por una lesión o por debilidad del tejido. En un ejemplo sencillo, es como un “globo” que se asoma desde el interior del abdomen a través de un agujero.

    Las hernias, de acuerdo a su ubicación, las podemos clasificar en:

    • Inguinales: aparecen en la zona donde se une el muslo con el torso (ingle)
    • Umbilicales: se manifiestan como un bulto alrededor del ombligo
    • Epigástricas: ubicadas en la línea entre el esternón y el ombligo
    • Incisionales: son las provocadas por una cicatriz de cirugías anteriores
    • Femorales: se producen por una ruptura de la pared muscular en la parte superior del muslo

    ¿Las hernias duelen?

    No siempre. Existen hernias que no producen ningún malestar y se detectan solo porque aparece un bulto en la zona abdominal; mientras que en algunos casos se presentan asociadas a molestias como vómitos, alteraciones en la piel y mucho dolor, especialmente al hacer esfuerzos o incluso toser.

    Las personas que notan cambios en el abdomen o que sufren alguna de las molestias descritas, deben visitar a un cirujano quien evaluará la hernia. Si esta es pequeña y no provoca síntomas, probablemente solo será necesario monitorear la evolución que tenga.

    Hay otros casos en los que el único tratamiento es la cirugía, que se indica cuando se presentan las siguientes características:

    • La hernia aumenta su tamaño
    • Presenta dolor
    • No se puede reducir sin cirugía
    • Puede existir compromiso de parte del intestino

    ¿Cómo prevenir las hernias?

    Si bien las hernias suelen aparecer en pacientes que cuentan con antecedentes familiares o con la existencia de algunos defectos congénitos, hay aspectos que se deben tener en cuenta para evitarlas:

    • Utilizar técnicas apropiadas para levantar o trabajar con pesos
    • Controlar el sobrepeso, ya que este constituye un factor de riesgo
    • Comer alimentos altos en fibra y beber abundante agua para evitar el estreñimiento
    • Controlar la tos crónica, ya que podría favorecer la aparición de una hernia

    Si tienes antecedentes familiares o descubres un pequeño bulto en tu abdomen, no dejes pasar el tiempo y visita a los especialistas que la ACHS tiene a disposición de la comunidad en el Hospital del Trabajador ACHS. Puedes agendar tu hora llamando al 2 2685 3333 o resérvala online aquí.​​​

    ¿Qué es una hernia abdominal?