Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

ACHS entrega recomendaciones para los trabajadores del rubro pecuario expuestos a Coxiella burnetii, agente etiológico de Fiebre Q.

Propagación y transmisión

La vía principal de transmisión de este agente biológico patógeno, es a través del aparato respiratorio, por inhalación de material contaminado con fluidos orgánicos de animales infectados, en la forma aerosoles generados durante el parto, procesos de limpieza de superficies y/o gestión de residuos biológicos contaminados, así como la exposición cercana a animales infectados u otros productos de origen animal.

Rubros y actividades con exposición al agente de riesgo identificado

Como fuera señalado, el riesgo de exposición a Coxiella burnetii tiene directa relación con el contacto, por vía aérea, con material contaminado con fluidos biológicos de animales infectados. En este sentido, cualquier actividad económica que incluya el contacto directo con animales potencialmente infectados, es representativa de una condición de riesgo de exposición laboral, destacando aquellas realizadas por el rubro de la ganadería (cría de animales, cultivo productos agrícolas en combinación con cría de animales, prestación de servicios veterinarios), así como actividades fiscalizadoras de entidades gubernamentales.

Exposición laboral y condición de riesgo

En general, la vía de contagio en humanos es el contacto por vía aérea con partículas y/o aerosoles, contaminados con fluidos biológicos de reservorios animales, principalmente rumiantes domésticos, especialmente en tareas asociados a la asistencia al parto, donde el contacto directo/indirecto con placenta y fluidos representa el medio habitual de contagio. Habiendo sido observado que la mayoría de los casos de la enfermedad (Fiebre Q) se presentan en trabajadores que realizan actividades asociadas a tareas que involucran el contacto directo con animales infectados o sus productos, en particular, médicos veterinarios, trabajadores de los rubros agrícola y pecuario, trabajadores de plantas faenadoras de carne, fiscalizadores e investigadores, entre otros.

Medidas de prevención y control de la exposición

Las medidas de prevención y control de esta enfermedad se basan fundamentalmente en la implementación de barreras que impidan o limiten el contacto con fluidos orgánicos de animales infectados, destacando:


  • • Selección, dotación y uso correcto de elementos de barrera y protección personal, representados por guantes impermeables, protección respiratoria y ocular, calzado de seguridad impermeable que impida el contacto dérmico, buzos de trabajo desechables y pecheras de goma.

  • • Capacitar al personal expuesto, respecto de antecedentes del agente de riesgo, incluyendo uso y cuidado de los elemento de barrera y protección personal según la tarea y riesgo a controlar (selección, uso, cuidados, gestión).

  • • Fortalecimiento de conductas de higiene personal, instruyendo y proveyendo al personal de los medios para el necesario aseo personal, cada vez que se finalice una tarea.

  • • Aseo prolijo, lavado y desinfección de superficies en instalaciones, dotando de todos los elementos necesarios que garanticen efectividad del proceso y la protección de los trabajadores expuestos.