APRENDER A DISFRUTAR LAS VACACIONES Y DESCONECTARSE DEL TRABAJO
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión

APRENDER A DISFRUTAR LAS VACACIONES Y DESCONECTARSE DEL TRABAJO

¿Puedes tomar vacaciones y no revisar constantemente los correos de trabajo? ¿eres capaz de descansar realmente y disfrutar en familia? La psicóloga Daniela Campos, Jefa del Departamento de Riesgos Psicosociales ACHS, entrega algunas recomendaciones para que se pueda gozar de este merecido tiempo de relajo junto a los más cercanos.

La rutina laboral cansa a cualquiera. Hay que lidiar a diario con diversas situaciones estresantes. Se parte el día con la alarma del despertador que interrumpe el descanso, salir contra el tiempo para trasladarse en micros repletas de gente o en los tacos de la hora “peak”. Y luego de esto, llegar con el mejor ánimo a pasar el resto de la jornada al trabajo, donde se generan más situaciones que pueden causar cierta tensión a diario.

Esta presión se suma a la de la vida personal. La familia, los niños, las cuentas y tantas cosas que demandan mayor atención de manera adicional y simultánea. Por ello, para mantener una buena salud mental y física, es indispensable el desconectarse de las obligaciones diarias y disfrutar del merecido descanso.

Claves para desconectarse en las vacaciones

Daniela Campos, Psicóloga y Jefe del Departamento de Riesgos Psicosociales ACHS, entrega algunos consejos para disfrutar sanamente:

1.    Preparar las vacaciones con antelación: para poder desconectarse es vital abordar previamente todos los ámbitos que tienen que ver con nuestras vacaciones, desde el lugar donde iremos hasta los gastos o imprevistos que pueden afectar el viaje. Así evitamos comenzar estresados un periodo en el     que debemos descansar.

2.    Alejar de nuestra vista la ropa y las cosas que utilizamos para ir al trabajo: la presencia de estos objetos lo único que hace es recordarnos el para qué las utilizamos, lo que nos lleva a recordar el trabajo de forma permanente mientras nos encontramos de vacaciones.

3.    Evitar contestar llamadas o correos laborales: a veces es difícil entender que en las vacaciones no hay que trabajar, ya que con las nuevas tecnologías seguimos contactados con lo que sucede en la oficina. Si realmente quieres relajarte, no leas los correos laborales. Deja que el equipo pueda resolver las situaciones y date el espacio para descansar.

4.    Planificar con anticipación tus tareas en el trabajo mientras estés ausente: una buena práctica es dejar las cosas planificadas y ordenadas para disminuir la probabilidad de que ocurran urgencias que perturben el descanso. De lo contrario, nos iremos de vacaciones sabiendo que dejamos muchas tareas pendientes, lo que perturbará el logro de un relajo mayor.

5.    Coordinar con la jefatura y el equipo las labores diarias: muchas veces nos cuesta delegar y confiar en que otras personas las realicen bien, pero si te vas de vacaciones es imprescindible lograrlo. Lo importante es irse de vacaciones con la tranquilidad de que las cosas seguirán funcionando bien durante una ausencia.

6.    Establecer bajo qué condiciones pueden interrumpirnos: es muy común que se generen urgencias laborales que requieren de nosotros mientras estamos de vacaciones, pero es necesario que en el trabajo sepan en qué situaciones contactarnos y cuándo hacerlo. Un buen dato es dejar por escrito las contingencias en las que deban contactarte, para que lo demás lo resuelva tu equipo de trabajo en tu ausencia.

7.    Crear actividades para cambiar la rutina laboral: prueba con desconectar las alarmas, modificar el desayuno, o cualquier actividad que sea diferente para cambiar la típica rutina para ir al trabajo y darle la bienvenida a las vacaciones.

8.    Intentar cambiar la alimentación: las vacaciones son una gran oportunidad para aprovechar las frutas y verduras de la estación para cambiar la dieta y alimentarse de manera sana. Con una dieta nutritiva logramos mayor vitalidad y olvidamos la comida rutinaria que comemos a diario en el trabajo.

La importancia de no dejar las cosas para última hora

En la época de verano surgen situaciones que forman parte nuestra vida personal y familiar que debemos realizar y nos estresan, como comprar uniformes, útiles escolares, pagar cuentas pendientes, entre otras. Normalmente tendemos a dejarlas para el final de las vacaciones, haciendo que estas obligaciones nos ronden y persigan mientras intentamos descansar.

Una buena práctica es realizar todas estas tareas anexas al trabajo cuando se inician los días libres, así cumplimos con estos deberes de los cuales no podemos escapar antes de salir de viaje, logrando desconectarnos de la rutina y disfrutar de un buen descanso.